Hepatítis

Hepatitis es un término usado para describir la inflamación del hígado causada por una variedad de agentes (virus, bacterias, drogas).

HEPATITIS A


Transmisión
La vía sexual de transmisión es a través de una penetración anal o en una relación sexual oral-anal, si no se usa preservativo. Transmisión orofecal (beso negro).
Se puede transmitir la enfermedad más fácilmente al poco tiempo después de haberse infectado y antes de presentar síntomas

Síntomas en los adultos
Los síntomas aparecerán después de un período de incubación de entre cuatro a seis semanas. Los síntomas duran unas ocho semanas.
Los síntomas pueden incluir diarrea, náuseas, vómitos, fiebre, dolores musculares, dolor de estómago, escalofríos, dolores en los músculos y articulaciones; fiebre; dolor de cabeza; cansancio fatiga y pérdida de apetito.
A medida que la enfermedad avanza, la piel y la parte blanca de los ojos pueden tomar una tonalidad amarillenta (ictericia) y la materia fecal puede tener un color blanco o como de arcilla.
Puede presentarse sin síntomas, como la mayoría de las ITS.

Prevención
Usar condones de látex para sexo anal u oral-anal, y evitar otros contactos orales con materia fecal.

Tratamiento
No existe un tratamiento específico para la hepatitis A, pero se recomienda al paciente estar en reposo durante la fase aguda de la enfermedad, no tomar alcohol y evitar cualquier sustancia que sea tóxica para el hígado.
La hepatitis A no es crónica y no causa daño permanente sobre el hígado.
Tras la infección, el sistema produce anticuerpos en contra de la Hepatitis A, de ahí que una vez que se ha tenido Hepatitis A es raro que vuelva a afectar porque confiere cierta inmunidad contra futuras infecciones.

Vacuna
La vacuna es gratuita y se puede solicitar al médico de cabecera. La protección es de por lo menos 15-17 años. No hay reportes de que la vacuna actúe de forma diferente en personas con

HEPATITIS B (VHB)


Transmisión
Transmisión por sangre, semen, líquido preseminal.
Por lo general, la sangre, el semen y las secreciones vaginales y preseminales contienen una cantidad suficiente del virus para transmitirlo de una persona a otra.
La saliva, la orina y la materia fecal no contienen una cantidad suficiente del virus para transmitirlo de una persona a otra, a menos que haya también sangre en estos fluidos.
Compartir cepillos de dientes y hojas de afeitar con alguien que tiene hepatitis B, puede ser una práctica de riesgo.
La persona afectada por el VHB tarda unos seis meses en eliminar con éxito la infección de Hepatitis B y desarrollar anticuerpos protectores. Durante este tiempo puede transmitir VHB.

Prevención
Usar preservativo para la penetración anal; cambiar de condón para cada persona.

Síntomas
El virus se puede detectar en la sangre después de 4 a 6 semanas tras la práctica de riesgo.
Los síntomas pueden ser fácilmente confundidos con aquellos de otras infecciones: fatiga, pérdida de apetito, orina de color oscuro, diarrea, náusea, vómitos, pérdida de peso y fiebre son algunos de los síntomas de la hepatitis B en etapa de infección aguda. La hepatitis B puede causar la hinchazón del hígado, causando comúnmente un dolor en la parte superior derecha del abdomen.
Un 25-35% de las personas con VHB desarrollan ictericia, una condición donde la piel y el blanco de los ojos se vuelven amarillentos, o la orina se vuelve oscura y la materia fecal clara.
La mayoría de los adultos y algunos niños menores de cinco años se recuperan en menos de seis meses y desarrollan inmunidad al VHB.
Cerca del 10% de los adultos que contraen Hepatitis B desarrollan Hepatitis B crónica, lo que significa que los síntomas de la hepatitis B pueden continuar por el resto de sus vidas.
Las personas con VIH están más propensas a desarrollar infecciones crónicas de hepatitis B y de desarrollar cirrosis.

¿Por qué es tan importante detectar la Hepatitis B?
Porque la Hepatitis B puede ser una “infección silenciosa” que puede afectar a los portadores sin que éstos se den cuenta. Es importante que se sepa que se puede propagar el virus a otros aunque no se sienta enfermedad o síntomas.
Muchas personas se pueden sentir bien e ignorar que han sido infectadas, lo que significa que pueden transmitir el virus a otros sin querer. A veces se presentan síntomas leves (fiebre, fatiga, pérdida de apetito) y lo confundimos con los síntomas de la gripe, pensando entonces en la superación de los síntomas que ya no tenemos infección alguna.
Efectos de que las personas infectadas de Hepatitis B no sepan que son portadoras: su desconocimiento hace que no tengan cuidado para prever enfermedades graves en el hígado,  y para transmitir el virus a otras personas. El virus puede estar atacando continuamente al hígado y en silencio durante muchos años, sin haber considerado la posibilidad de iniciar el tratamiento médico más oportuno.

Vacuna
La vacuna es gratuita y se puede demandar en cualquier centro de salud. Efectividad del 95%. Dura por lo menos doce años, en personas con sistemas inmunológicos sanos.

Vacuna en personas con el VIH
Una persona seropositiva tiene más riesgo de que la Hepatitis A y la Hepatitis B sean crónicas, por lo que es importante que considere la posibilidad de vacunarse.
La vacuna de la hepatitis B no representa ningún riesgo para las personas seropositivas: puede aumentar la carga viral pero es temporal.
Si la persona ya estuvo expuesta al virus su organismo habrá producido anticuerpos y tendrá inmunidad natural y no será necesario vacunarse.
Personas con sistemas inmunológicos débiles como las personas con el VIH pueden no responder bien a la vacuna. Existen pruebas de sangre para saber si el sistema inmunológico ha respondido bien a la vacuna. Cada cinco años es recomendable comprobar si los anticuerpos siguen ahí.

Tratamiento
La mayoría de la gente se recupera de la Hepatitis B sin tratamiento, sin más medidas de apoyo que el descanso.
Si tras los seis meses la infección no se elimina, la enfermedad se ha hecho crónica (10% de los casos diagnosticados).
Actualmente no existe una cura para la Hepatitis B crónica, pero hay tratamientos nuevos que pueden ayudar a retardar el avance de la enfermedad del hígado. Los medicamentos que controlan el VHB suelen ser difíciles de tolerar. A veces estas medicinas hasta pueden eliminar el virus, pero no es común.

HEPATITIS C


Se transmite por la sangre. Es la hepatitis que tiene más riesgo de cronificarse. Riesgo a través de la penetración anal, del fisting y a través de compartir material para consumo de cocaína.
La coinfección de VIH y hepatitis C es problemática: se pueden acelerar el curso de enfermedades hepáticas relacionadas con la Hepatitis B, y a la vez la hepatitis acelera el proceso de la infección por VIH.

fotograma de uno de los videos de la campaña de salud